Nada se esconde de los ojos como una "llama de fuego"

“Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana, como la nieve; y sus ojos eran como llama de fuego;” (Apocalipsis 1:14)

“Las canas (blancas o grises) son corona de gloria, si se halla en el camino de la justicia”. (Proverbios 16:31) El cabello blanco de Jesús aquí refleja el gran honor que merece debido a su justicia perfecta.

Jesús también es descrito en las Escrituras como el cordero sin mancha, blanco como la lana, el sacrificio perfecto. Jesús es aquel que Dios Padre ordenó antes de la fundación del mundo para ser el único sacrificio que sería aceptado para el perdón de los pecados. El sacrificio de Jesús no solo perdona y salva, sino que también tiene el poder de cambiar lo más profundo del corazón y del alma para que las personas puedan vivir en santidad.

“Mas como aquel que os ha llamado es santo, así sed vosotros santos en toda forma de conversación; Porque escrito está: Sed santos; porque soy santo. Y si invocáis al Padre, que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, pasad el tiempo de vuestra estancia aquí con temor, sabiendo que no fuisteis redimidos con cosas corruptibles, como la plata y el oro, de vuestro vana conversación recibida por tradición de vuestros padres; sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin defecto y sin mancha: Quien ciertamente fue predestinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en estos últimos tiempos por vosotros, que por él creéis en Dios, que le levantó de los muertos, y le dio gloria; para que vuestra fe y vuestra esperanza estén en Dios.” (1 Pedro 1:15-21)

“… y sus ojos eran como llama de fuego.”

Jesús tiene ojos que ven a través de todo. ¡Nada se le oculta! “Pero Jesús no se encomendaba a ellos, porque conocía a todos los hombres, y no necesitaba que nadie le diera testimonio del hombre: porque él sabía lo que había en el hombre.” (Juan 2:24-25)

Estos ojos como llama de fuego, por el Espíritu de Dios y la Palabra de Dios, abrasan todo para ver hasta el fondo de las intenciones del corazón del hombre: “…la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios: Efesios 6:17

“Porque la palabra de Dios es viva y poderosa, y más cortante que cualquier espada de dos filos; traspasa hasta el alma y el espíritu, las coyunturas y la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. Tampoco hay criatura que no se manifieste ante sus ojos, sino que todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel con quien tenemos que tratar..” (Hebreos 4:12-13)

“Los ojos de Jehová están en todo lugar, mirando a los malos y a los buenos.” (Proverbios 15:3)

“Y de los ángeles dice: El que hace a sus ángeles espíritus, y a sus ministros llama de fuego.” (Hebreos 1:7)

es_MXEspañol de México
Revelación de Jesucristo

GRATIS
VISTA